Automatización y Gestión de un Hotel Inteligente

En estos días, la decisión de incorporar sistemas de control inteligente está dejando de ser una opción para convertirse más en una necesidad, debido tanto a la escalada de los costos de la energía, como a las medidas adoptadas por la Unión Europea en aras de reducir el consumo de energía del edificio. Esta situación, junto con el mercado altamente competitivo y al rápido progreso tecnológico, implica que los sistemas de control abiertos están ganando prominencia debido a su flexibilidad, eficacia y capacidad de integración con el resto de las infraestructuras edilicias.

Setiembre de 2013 vio la apertura del Hotel Myriad de la Corporación SANA Hotels, un complejo de 5 estrellas situado en el Parque das Nações, Lisboa, Portugal, junto al Vasco da Gama Tower, una impresionante estructura que debutó al público en la Expo 98 Feria Mundial. Myriad Hotel cuenta con 186 habitaciones, divididas en cuatro tipos diferentes por categoría: Deluxe, Premium Suite y Suite Presidencial.

Desde el inicio del proyecto, sus propietarios requerían un sistema de automatización y control para garantizar el máximo confort para sus huéspedes, y que a la vez actuara como una herramienta de ahorro que ayudara a reducir los costos de energía asociados al uso y mantenimiento de las instalaciones de la iluminación y la climatización.

 

El Desafío

Satisfacer las necesidades de los propietarios implicó la instalación de aproximadamente 1.200 dispositivos para controlar más de 5.500 puntos variables distribuidos en todo el edificio. Su altura de 23 pisos y 186 habitaciones significaba la necesidad de establecer una red LON debidamente instalada y segmentada, utilizando repetidores y enrutadores para garantizar las comunicaciones adecuadas entre todos los equipos de control y el servidor.

 

La Solución

La solución para alcanzar los objetivos mencionados se logró mediante la instalación de un sistema de control de Simon MAXLON con tecnología LonWorks®. Las principales funciones aplicadas como medidas de ahorro y eficiencia energética implican la disponibilidad de controles individuales de los parámetros de climatización para cada habitación. Como resultado, los huéspedes pueden gestionar la iluminación, control de persianas y cortinas con un lector de tarjeta y display instalados en la entrada de cada habitación. Esta interfaz de usuario permite un control personalizado del medio ambiente así como el acceso a los servicios adicionales del hotel.

 

 

 

 

CONTROL DE ESCENARIO

El propietario puede elegir los escenarios con los que se encuentre el huésped dentro de su habitación. Así por ejemplo, un evento de activación del lector de tarjetas puede reflejarse por medio de un escenario de despedida, o de bienvenida, o en la activación de los servicios de televisión interactivos, circuitos de alumbrado principales y unidades de aire acondicionado, a la vez que persianas y cortinas se colocan en una abertura específica para cada caso. Otros escenarios configurados pueden ser activadas desde botoneras en la cabecera de la cama, para permitir que varios circuitos de iluminación se enciendan y se apaguen para adaptar los niveles de iluminación en cualquier momento.

CLIMATIZACIÓN

Las unidades de control interior de la climatización también están sujetas a valores de la ocupación real de la habitación, y son automáticamente desconectadas en caso de falta de cuidado en el cierre de ventanas o balcones. Mientras que la habitación está ocupada, los usuarios pueden elegir el modo de funcionamiento, el valor de ajuste y la velocidad del ventilador en cualquier momento, con umbrales máximos y mínimos controlados de acuerdo a la temporada y la orientación geográfica de cada habitación. Las habitaciones ubicadas en la cara norte del edificio no necesitan el mismo nivel de refrigeración como las de la cara sur, ya que no es el mismo impacto directo del sol en esa fachada. Esto permite un mejor control de gestión de la demanda, la prevención de pérdidas de energía innecesarios y la mayor vida útil de los equipos.

 

Cuando una habitación se encuentra temporalmente desocupada el sistema entra en un estado de bajo consumo; el equipo continúa funcionando a una velocidad mínima del ventilador y una temperatura de 23 ° C. Para evitar que el equipo HVAC continúe funcionando una vez que el cliente ha realizado el check out, las habitaciones vacantes reciben un mensaje de cerrar por completo las unidades de aire acondicionado interiores.

ARQUITECTURA DE RED

Debido a las dimensiones del hotel y al diseño de las habitaciones, la red ha sido segmentada en varias sub-redes. Así, en cada piso se instalaron dos sub-redes del tipo LON TP/FT-10 (par trenzado), vinculadas entre sí a través de un repetidor de manera tal de permitir tanto incrementos futuros de la longitud del bus así como el incremento de la cantidad de dispositivos soportados por la red.

A su vez cada red de piso está conectada a los otros por medio de routers LON a través de un backbone IP 852. Esto permite que todas las variables de gestión de la instalación del edificio puedan ser controladas desde el SCADA y gestionadas por un servidor OPC, el cual incorpora todos los servicios que ofrece el hotel, como se indica a continuación.

El resultado

Mantener equipos de climatización funcionando a niveles mínimos hace que sea posible lograr mejoras claras en periodos de aclimatación del usuario después de ausencias temporales. De esta manera, evitar aumentos y caídas pronunciadas de la temperatura permite alcanzar una temperatura agradable, en tiempos reducidos, sin que el usuario sienta la necesidad de cambiar de equipos de climatización a uno de alta potencia para llegar en el menor tiempo posible a la temperatura deseada. (Figura 5. evolución de la temperatura interior en invierno, dependiendo de si hay o no un modo de control en funcionamiento ECO).

Mantener estrategias de control basadas en la ocupación, junto con funciones de apagado automático del equipo al operar por fuera de los umbrales de máximo y mínimo programados, contribuyen de manera significativa a alcanzar el objetivo de reducir los costos derivados de la operación de los servicios de climatización.

De manera análoga, el control integrado e inteligente de la iluminación en base a la ocupación y la adaptación del nivel de luz reduce aún más los costos derivados de estos servicios, manteniendo al mismo tiempo altos niveles de confort y seguridad.

En síntesis, la principal ventaja de trabajar con sistemas de control abiertos e interoperables radica en los beneficios de un sistema integrado; se trata de un típico caso donde la suma es mayor que las partes. Así y gracias a la gran capacidad de adaptación de funcionamiento, los eventos que ocurren en los sistemas de control coexistentes pueden comunicarse y compartir datos con otros dispositivos de la red, al igual que con las órdenes enviadas al equipamiento dedicado al sistema de gestión del edificio desde el software de gestión de cada cliente.

Visita www.lonmark.org/connection/case para más casos de estudio.